El pasado mes de junio, los padres de Ger recibieron la ayuda procedente de “Tapones para una nueva vida”. Hicieron falta más de 18 millones de tapones para conseguir un tratamiento especial de rehabilitación que mejore su calidad de vida y, por supuesto, la de las personas que le rodean.

Ger no pudo venir ese día porque estaba precisamente recibiendo un tratamiento fuera de Madrid, pero no quiso dejar escapar la oportunidad de agradecer a todo el equipo SEUR la ayuda, y por eso nos han hecho llegar este vídeo que compartimos con vosotros:


El proyecto “Tapones para una nueva vida” ha ayudado a 135 niños y niñas con 975.366 € a partir del reciclaje de 4.393 toneladas de tapones. Gracias a SEUR por hacerlo posible.