Manuel, un niño cacereño de seis años, sufre un retraso madurativo. Los escalones de su casa, que hasta ahora han sido un obstáculo para él, van a dejar de serlo gracias a un salvaescaleras. Su familia lo podrá adquirir con la donación de 6.000 euros que recibió ayer gracias al reciclaje de 15 millones de tapones.
El retraso madurativo es una enfermedad que afecta a varias áreas del desarrollo, como psicomotricidad, el lenguaje, el desarrollo cognitivo o la interacción social. Estas zonas afectadas mantienen las características de niños de menor edad cronológica.
En palabras de su madre, el agradecimiento a Fundación SEUR es enorme:

Buenas tardes:
Esta tarde he recibido vuestro cheque de la fundación. Mí hijo (aunque no hable) y yo, os agradecemos enormemente vuestra ayuda desinteresada.
Es muy importante para nosotros que existan personas, fundaciones,… como vosotros.
Gracias otra vez. Saludos.

En la imagen, Juan Antonio Álvarez, propietario de SEUR Cáceres y SEUR Plasencia, entrega a Manuel y a su familia la ayuda, acompañados de los concejales de Turismo y de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Cáceres,
Raúl Rodríguez y Marisa Caldera, respectivamente.
Con Manuel, ya son 135 los niños y niñas beneficiados por el proyecto «TAPONES PARA UNA NUEVA VIDA® «que les ha entregado un total de 975.366 euros, a través del reciclaje de 4.393 toneladas de tapones.