No es lo mismo que te lo cuenten a verlo: desde pedir un vaso de agua a jugar al pilla-pilla en el recreo, son algunos de los grandes progresos que consiguen nuestros héroes tras haber recibido la ayuda de los taponeros, que nos llena de orgullo y satisfacción. Mario obtuvo un lector de retina conectado a una tableta con un programa especial de comunicación con el que cada día hace progresos; Iván, un bipedestador. Gracias a Mario e Iván por darnos esta lección de perseverancia, sois la mejor prueba de que el esfuerzo vale la pena y de que hay que seguir persiguiendo tapones.

2015.10.12_IVAN-WALKERpeq

 

Hasta la fecha, 106 los niños y niñas han sido atendidos por ”Tapones para una nueva vida“ y han recibido un total de 811.801 euros gracias a las 3.576 toneladas de tapones recicladas. Todavía quedan muchos más, como Mario e Iván esperando a recibir su ayuda, hagamos que su espera sea lo más corta posible.