Manuela y Pablo son dos hermanos de 11 y 9 años, respectivamente, que además de compartir un hogar y una familia, también comparten una enfermedad: el síndrome de San Filippo. Son dos de los seis casos únicos en España que nacieron con esta grave patología, de tipo degenerativo y, lamentablemente, con una corta esperanza de vida.
Los 10.000 € que hemos entregado a su madre, equivalentes a 25 millones de tapones, les proporcionarán terapias médicas especializadas que contribuirán a mejorar un poco su día a día.

Con Manuela y Pablo, el proyecto Tapones para una nueva vida ya ha ayudado a 141 niños con más de un millón de euros. Únete a la cadena más larga de tapones aquí.

Gracias a todos los taponeros por ayudar a Manuela y a Pablo.