Paula padece parálisis cerebral, es dependiente y necesita ayuda para todo. Un tratamiento especial intensivo le puede ayudar a recuperar movimientos e independencia. 

Para ello se han necesitado 115 toneladas de tapones de plástico que generosamente nos han entregado todos los «Taponeros» de España y Portugal y que han supuesto los 23.000 euros que necesita.

Con Paula ya se ha atendido a 34 niños por un total de 414.812,53 euros, lo que supone que se han reciclado 1.611,68 toneladas de tapones. Supone un ahorro de 2.417,52 de emisiones de CO2 al medioambiente.